6 formas de perder una discusión en internet

Imagen de un muñeco con lanzallamas
De todo el material que se fabrica en Wired a lo largo de la semana, las columnas de Lore Sjöberg son, sin duda, mis favoritas. Las entradas de Alt Text suelen ser un derroche de sentido del humor y grandes dosis de sentido común. Tal es el caso de la que nos ocupa, en la que Sjöberg nos sugiere seis señales -más allá de Godwin- que pueden marcar la derrota de uno de los contendientes durante una discusión en línea. Toma buena nota para tu próximo flamewar porque:

  1. Si dices “tal vez los moderadores me sancionen por esto, pero…”, has perdido.
  2. Si mencionas algo en internet que valida tu argumento, pero en vez de enlazar al contenido le dices al contendiente que lo busque él mismo, has perdido.
  3. Si haces un mal uso de la Navaja de Occam o la “carga de la prueba”, has perdido. Como dice Sjöberg, “si crees que la Navaka de Occam es la forma de demostrar que una afirmación es verdadera, entonces no entiendes la Navaja de Occam. Occam tan solo creó una forma de escoger entre hipótesis a probar, no la forma de evitar probarlas”.
  4. Si aludes a una falacia sin explicar su relevancia, has perdido (“las falacias no son hechizos de Harry Potter”).
  5. Si dices que has ganado, has perdido.
  6. Si haces alguna referencia a Honey Boo Boo (personaje de un reality show norteamericano), has perdido. En este último caso, Sjöberg comenta que no hay ninguna razón plausible para que esta regla sea cierta. Simplemente no le gusta.

Si te paras a pensar en ello unos minutos, descubrirás que, sin ser las Tablas de la Ley, todas las reglas tienen bastante sentido.

Imagen: Flickr | enigmabadger

Paul Krugman: “El mal llegará con estilo y diseños inspirados en Steve Jobs”

Fotografía de Paul Krugman

Krugman, en 2008

Mi respeto por Paul Krugman ha superado los quinientos puntos básicos desde que leí la entrevista que le realizaron en el podcast Geek’s Guide to the Galaxy, cuya transcripción nos ofrece Underwired.

El Premio Nobel resulta ser un gran aficionado a la ciencia ficción, género que valora por su poder especulativo y la capacidad para imaginar cómo será nuestra sociedad cuando el contador pase décadas, centurias y milenios. ¿Sabían que en 1978 publicó un artículo elaborando una Teoría sobre el comercio interestelar (PDF)?

Que de mayor quisiera ser un psicohistoriador como Hari Seldon no es, ni de lejos, lo mejor de una conversación en la que algunas preguntas rozan la genialidad. Por ejemplo, la viabilidad económica de la Estrella de la Muerte:

There’s been a lot of discussion lately among economists about whether it makes sense to build a Death Star. This debate picked up this year after some Lehigh University students estimated that just the steel for a Death Star would cost $852 quadrillion, or 13,000 times the current GDP of the Earth. Do you think that a battle station is worth that kind of investment, especially considering that the ability to destroy a planet is insignificant next to the power of the Force?

Krugman responde:

Yeah, I think that’s probably right, and also, in general, you have to think that the basic trend in military technology — as with everything else — has been towards small and deadly. I think more likely we’re going to have microscopic drones that can kill everybody. So the Death Star is a very antiquated vision of what evil will look like. Evil will come in stylish, Steve Jobs-inspired designs.

Toma esa.

Imagen: Wikipedia | Prolinserver