Reverencia de Google ante la industria del copyright

Logotipo de CopyrightGoogle penalizará a las páginas web si tienen muchos avisos por infracción del copyright. Según la nota publicada en su blog Inside Search, este cambio ayudaría a los usuarios “para encontrar contenido legítimo y de calidad más facilmente”.

Traducción: Los portales de Torrents y otros enlaces P2P podrían irse a las Antípodas en las páginas de resultados. La compañía se ha apresurado a prometer medidas para evitar el abuso:

Only copyright holders know if something is authorized, and only courts can decide if a copyright has been infringed; Google cannot determine whether a particular webpage does or does not violate copyright law. So while this new signal will influence the ranking of some search results, we won’t be removing any pages from search results unless we receive a valid copyright removal notice from the rights owner. And we’ll continue to provide “counter-notice” tools so that those who believe their content has been wrongly removed can get it reinstated. We’ll also continue to be transparent about copyright removals.

Cary Sherman, CEO de la Recording Industry Association of America, debería estár más contento que un escolar el día de su cumpleaños. Pero como suele ocurrir con la mal llamada industria cultural, quiere más:

As Google itself has acknowledged, this is not the only approach, and of course, the details of implementation will matter.  Moreover, there are many more actions that we hope Google will take.  But by taking this common-sense step and treating copyright in a way that’s consistent with the search firm’s approach to other forms of activity on the Internet, Google has signaled a new willingness to value the rights of creators.  That is good news indeed.  And the online marketplace for the hundreds of licensed digital services embraced by the music business is better today than it was yesterday.

Desde la Electronic Frontier Foundation critican la opacidad del anuncio, y señalan que una acusación conforme a la Digital Millenium Copyright Act debe probarse:

Takedown requests are nothing more than accusations of copyright infringement. No court or other umpire confirms that the accusations are valid (although copyright owners can be liable for bad-faith accusations). Demoting search results – effectively telling the searcher that these are not the websites you’re looking for – based on accusations alone gives copyright owners one more bit of control over what we see, hear, and read.

Por supuesto, uno de los servicios con mayor cantidad de notificaciones por infracción del copyright -es decir, Youtube- pertenece a Google y no pasará por ese aro, según demuestran en Search Engine Land. La doble moral nunca fue tan divertida.

Consecuencias de una decisión absurda

En teoría, el algoritmo de Google decide el orden y jerarquía con la que se mostrarán las búsquedas orgánicas en su página de resultados. En realidad, hace muchísimo tiempo que la compañía de Mountain View ‘mete la mano en la tarta’, ya sea para poner coto a las malas prácticas de las granjas de contenido o para mejorar el estatus de sus propios productos.

Google se defiende argumentando que la penalización no equivale a la eliminación. Casi, pero no cuela; más allá de la segunda página de resultados es algo similar a desaparecer del mapa en la búsqueda del usuario medio. La medida es, además, perjudicial para el propio buscador. Si todos los usuarios que utilizan Google para localizar enlaces a ficheros P2P ven empeorar la calidad de sus resultados, irán a buscarse los resultados a otra parte. O bien probaran otras cadenas de búsqueda, lo que convertiría esta implementación en un fracaso.

No hay que olvidar que un gol en propia meta de este calibre tendrá consecuencias muy graves para la ya mermada capacidad de los webmasters de responder ante el abuso de las grandes coporaciones y la utilización del copyright como herramienta de censura. Ahora que Google ha pasado por el aro, los demás lo tendrán difícil para no ir en fila india.

Hubiera sido más adecuado ‘premiar’ el posicionamiento de los distribuidores originales del contenido en lugar de ‘castigar’ a los de descarga, pero Google ha escogido el camino fácil para aplacar la furia de un monstruo que jamás tendrá suficiente.

“Si te copiaran el blog, no dirías eso”

El problema de  una afirmación similar radica en algo que explica muy bien Mariano Amartino en su entrada sobre el tema:

Mientras las denuncias de copyright para grandes estudios es simple, los webmasters chicos solo encuentran formularios complicados, procesos automatizados y CERO ayuda por parte de la empresa… mientras tanto esos sitios siguen generando miles de dólares diarios usando… AdSense :)

Sea como fuere, recuerden que este blog defiende la cultura libre y tiene licencia Creative Commons; como comprenderán, no vería pecado grave en tal suceso siempre y cuando se respetara la atribución.

Lanzan un ataque DDoS contra The Pirate Bay

Según informa TorrentFreak, el popular tracker y buscador de torrents The Pirate Bay está sufriendo un ataque de denegación de servicio. En estos momentos, el buscador continúa inaccesible y se desconoce la identidad del atacante.

Aunque en TorrentFreak no establecen una relación de causa y efecto, mencionan que el ataque ha tenido lugar después de que los responsables del servicio criticaran el ataque efectuado por el grupo ciberactivista Anonymous a Virgin Media, un proveedor de servicios del Reino Unido que bloqueó el acceso a The Pirate Bay. Si preguntan por mi opinión, me parece poco plausible que Anonymous esté detrás del ataque, ya que la bahía pirata dista mucho de estar en su lista negra.

Estoy en contra del DDoS como herramienta reivindicativa, por el descrédito que supone a la causa que pretende defender. Mejor luchar con elegancia. Sin embargo, las opiniones en la red están divididas.

¿Crees que el DDoS es una forma legítima de ciberactivismo? Puedes dejar tu opinión en los comentarios.

Compartir un libro no es delito, y debería ser un derecho

Flickr: ellajphilipsJulio César Herrero, decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Camilo José Cela, es también periodista y columnista en La Voz de Asturias. Siempre resulta una lectura interesante para los lunes, aunque con él me pasa lo mismo que con Pérez-Reverte: coincido con muchas de sus columnas, pero hay alguna que se me atraganta.

Esta semana es una de esas veces. Bajo el título de Aviso a navegantes, Herrero ha comentado algunas cosas sobre copia, descargas y propiedad intelectual; por ello, me gustaría realizar ciertas observaciones. Pensaba publicarlas en un comentario, pero creo que es mejor ponerlas también como entrada en mi blog, para extender un poco el debate. Espero que no le importe que haga un poco de fisking para ello, es más cómodo a la hora de redactar. Dice Herrero:

Todo creador tiene plenos y exclusivos derechos sobre la explotación de su obra. Sólo a él corresponde la decisión de si la vende, la regala o cobra un porcentaje por su consumo. Las páginas webs que deseen ofrecer la obra – bien como vía de negocio o por el hecho simplemente de ofertar un servicio gratuito- deberán contar con la autorización del creador y pactar con él las condiciones.

Teniendo en cuenta que el debate sobre la música está comenzando a superarse, tomemos el caso más sangrante de la actualidad: el comercio del libro.

Lo que describe el párrafo sería ideal. Pero en la actualidad no ocurre, porque el autor comparte los derechos de su obra con dos organismos mucho más exigentes que la red: editoriales y gestoras. Una página web que desee publicar una obra no ha de negociar solo con el autor; de hecho, los acuerdos con editoriales por derechos de republicación, precios y, en su caso, traducción, son mil veces más duros que los acuerdos que pudieran cerrarse con el propio autor.

Lorenzo Silva, nada sospechoso de defender la mal llamada cultura del todo gratis, se quejaba hace poco de no tener una edición digital de su última novela a un precio asequible porque su editorial se neiga en redondo.

Ningún creador fuerza a un potencial cliente a pagar por la obra si no quiere consumirla; pero si lo hace, deberá pagar por ello, si el creador la ha concebido con el sano y legítimo propósito de enriquecerse a su costa.

Existe un lugar donde esta afirmación no tiene base, y se llama biblioteca. Cuando una biblioteca adquiere un libro, los beneficios que el autor dejará de obtener por cada préstamo son ingentes si se trata de un best seller. Es cierto que el canon a los libros (que ya he criticado) se creó para cubrir esas pérdidas. Pero no llega, ni por asomo, a la cifra total.

Voy más lejos: ¿Qué pasa con iniciativas como el BookCrossing? Porque es toda una red P2P. ¿Cuántas pérdidas ha generado esta actividad? Si aplicásemos el mismo alarmismo de los estudios sobre la red a estas formas de intercambio, nos saldrían cifras de escándalo.

Otro de los argumentos que han esgrimido quienes se oponen a la Ley – concretamente, la Asociación de Internautas- es que supone un atentado a la libertad de expresión e instaura la censura en Internet. La libertad de expresión es el derecho que ejerce quien crea una obra, no quien la consume. Impedir que alguien robe nada tiene que ver con la censura. Que el objeto robado sea un libro, una canción o una película no cambia en absoluto el tipo delictivo.

Problema: descargar no es delito ni robo. No lo digo yo, lo dicen los juzgados y muchos juristas. De hecho, esa fue la principal razón para crear esta aberración jurídica: si el juez no te da la razón, reduce la competencia del juez.

Nadie ha sido condenado por robo por descargarse un libro. Si robo un libro de una librería, esta se queda sin dicho libro. Si lo copio, el libro no desaparece.

Lo malo de la Ley Sinde no es que amenace, en sí misma, a la libertad de expresión. Es que combina, de forma torticera, con el exiguo derecho de cita que contempla nuestra normativa. En EEUU, donde la legislación contra las descargas es más dura (pero casi igual de inútil), existe una cosa llamada fair use, un criterio de jurisprudencia que permite el uso de material protegido por derecho de autor sin necesitar de permiso previo, siempre y cuando sea con fines informativos, educativos o sin ánimo de lucro.

En España eso no existe. Por ley, los únicos supuestos que ampara el derecho de cita son la investigación y la educación. Por tanto, cada vez que utilizamos un cartel de cine para ilustrar el comentario de una película, cada vez que extractamos un capítulo o sinopsis de un libro y cada vez que publicamos cualquier contenido, aunque sea para darle publicidad, es una posible infracción al derecho de autor, si antes no hemos solicitado permiso para ello.

Ahora parémonos a pensar en todos los blogs, conocidos y desconocidos, que realizan dicha práctica. La mayoría; ya que, a pesar de la ley, España suele ser tolerante con este tipo de acciones.

Así pues, he aquí como se puede cerrar cualquier web utilizando la Ley Sinde:

  1. Mengano publica en su blog un artículo criticando a Eddie el Flautista.
  2. Eddie el Flautista quiere cerrar el blog de Mengano.
  3. Eddie el Flautista descubre en el blog de Mengano una Imagen de Marca, que regenta un amigo suyo.
  4. Flautista llama a su amigo, y le convence para utilizar la Ley Sinde para cerrar el blog de Mengano. Al fin y a la postre, la imagen de marca la colgó Mengano sin autorización previa.
  5. Comienza el proceso ultrarápido de la Ley Sinde contra el blog de Mengano.

Sí, es un caso exagerado. Sí, tal vez el juez tuviera sus dudas sobre este apartado. Pero, ¿de verdad debemos legislar confiados en el buen hacer de la industria? Veamos un pequeño ejemplo de todo el brazo que nos cogen al dar la mano:

  1. Amazon habilitó el préstamo de libros en el Kindle. Por miedo, casi todas las editoriales lo deshabilitaron.
  2. Llegó el libro electrónico, y las editoriales lo plagaron con DRM. Algunos intermediarios como Libranda, pasaron de los usuarios de Kindle y convirtieron la experiencia de comprar un libro electrónico en un verdadero infierno.
  3. El ministerio de Cultura ha iniciado un plan de préstamo de lectores de tinta electrónica en las Bibliotecas Públicas. Pero como no hay acuerdo con las editoriales, solo se pueden leer libros en dominio público. Del préstamo a través de web ya ni hablamos.

La Red está forzando a una reflexión sobre diversos aspectos en los que parecía haberse alcanzado ciertos consensos. En eso consisten las revoluciones. Obligan a repensar cuestiones que estaban asentadas y a adaptarse a nuevos escenarios. Debe hacerse con sumo cuidado y, en este caso, intentando no perjudicar a quienes probablemente más contribuyen a que Internet sea la mayor ventana al mundo jamás abierta: los creadores.

Para este párrafo no tengo ninguna objeción. Pero con demasiada frecuencia se confunde el interés de los creadores con el de los intermediarios o gestores. De todas formas, no vendría mal una buena dosis de sinceridad por la otra parte. De forma similar a cuando nos llaman piratas, proxenetas, traficantes, pendejos electrónicos y otras yerbas, quizá convendría revelar aquí la máxima sobre la que se asienta la anquilosada industria de los contenidos: extender la cultura es bueno, hasta que conlleva una pérdida significativa de sus oligopolios.

En general todo se reduce a que los usuarios vamos ganando. Si el abuso fuera a la inversa, muchos de los que ahora claman por derechos no dirían ni pío. Como no lo dicen de los libros encadenados a lectores y personas que menciona el blog Literatura electrónica:

Estas Navidades, para seguir en Escandinavia, me regalaron una novela de Henning Mankell que ya había leído. Fui a la librería y la cambié por un ejemplar de Si me querés, quereme transa, de Cristian Alarcón, que a mi vez regalé para Reyes. Con esta sencillísima operación, cambié mínimamente la cuenta de resultados de dos editoriales: Tusquets y Norma. Nunca me habría sido permitida tal herejía con un ebook. Es más, si compro un ebook que después me decepciona, tengo que cargar con él para siempre o destruirlo: mi capacidad de elección reflexiva queda coartada por los dueños del copyright. No lo puedo devolver, ni cambiar, ni regalárselo a alguien que tal vez lo apreciaría.

Hay quien dirá que esto es reacción en vez de acción. Pero la verdad es que el sector se ha buscado su propia ruina al haberse dedicado, todos estos años, al noble arte de dormir y no reaccionar. Como decían en aquella entrada de BoingBoing, your failed business model is not my problem.

Una pista contra la #leysinde

Diálogo visto en Twitter, hoy:

@ciu @psoe ¿#wikileaks será considerada por la #leySinde como una web que tenga “intención de daño patrimonial” o será por “animo de lucro”?less than a minute ago via Echofon



@axebra no. Y algunas de las webs afectadas no lo serían si retirasen la publicidad o dejaran de cobrarless than a minute ago via Twitter for iPhone


Si es que en el fondo son unos cachos de pan ;)

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de
modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las
libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la
cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios,
profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme
oposición al proyecto, y declaramos que…

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no  judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la  potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para  sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de  limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este texto se publica multitud de sitios web. Si estás de acuerdo,
publícalo también en tu blog.

Grupo de apoyo al Manifiesto en Facebook.

Europa pisotea las libertades

Actualización: Contra todo pronóstico, la Eurocámara no permitirá desconexiones a Internet sin permiso judicial. Por fin una buena noticia.

La semana pasada, mi artículo de opinión en La Voz de Asturias trató de las lamentables prácticas que la Unión Europea está adoptando para ignorar a sus ciudadanos. No me gusta ser tan agorero, pero con el paquete de las telecomunicaciones que está próximo a aprobarse, se instaura de nuevo la patada en la puerta sin autorización del juez.

Ya que este nuevo concepto de precrimen es tan querido por quienes se disponen a pisotear nuestros derechos, sugiero que se haga tabula rasa y se aplique a todo. ¡Adiós a los juicios interminables! Al calabozo se va usted; y descuide, que ya podrá recurrir desde la cárcel ese delito que no ha cometido. Como dice Jose F. Alcántara, autor de La sociedad de control , esta Europa del 2009 se parece demasiado a la de 1930.

Más en Descargas en la gloriosa Europa.

Condenados en Primera Instancia “los cuatro” de The Pirate Bay

hollywoodPeter Sunde, Fredrik Neij, Gottfrid Svartholm y Carl Lundström han sido condenados por un tribunal de Estocolmo a pagar 2,7 millones de euros en concepto de indemnización, y a cumplir un año de carcel. Como responsables de The Pirate Bay, se les acusa de un delito por infracción de la propiedad intelectual.

Hoy publiqué un artículo en La Voz de Asturias comentando el proceso y algunas anécdotas que protagonizó este popular tracker de BitTorrent. Imaginaba que hoy saldrían bastantes desatinos en la prensa sobre el caso, por lo que he puesto el máximo cuidado en su redacción. Espero que os guste.

Entre el desdén y el estupor, así acogieron el veredicto miles de internautas que siguieron el juicio a través de Twitter o la web de los acusados. Muchos afirman que se trata de una “sentencia política”, que está muy lejos de terminar, ya que el proceso tal vez dure años hasta que finalicen las apelaciones. “Supongo que ahora irán a por Google”, ironizaba Tobias Ohlsson en su blog.

Más en Condenan a los responsables de un portal que facilitaba el P2P.

Disclaimer: tuvimos que modificar el titular original para hacerlo más accesible.

Un horizonte más cercano

AlbumAyer escuché el último album de U2, No Line on the Horizon.

No acudí al eMule, ni me lo descargué mediante BitTorrent. No asalté a ningún distribuidor para obtener una copia, ni me lo enviaron de contrabando. No secuestré a la banda. Sólo me faltó ayudar a un ancianita para cruzar la calle.

Lo que hice fue activar Spotify y conectarme a RTVE.es, donde tenían un especial con acceso a todos los temas del album, además del clip de su single y unos cuantos vídeos históricos cortesía de la casa. Todo oficial y legal. Hagamos cuentas:

  • Entré en la página de Radio Televisión Española, generé una visita.
  • Escuché varios minutos de publicidad en Spotify y pude ver algún que otro anuncio.
  • Comenté en Twitter la buena idea que suponen iniciativas como esta.

En resumen: generé tres veces más beneficio que descargándolo de una red P2P.  Más fácil, más rápido. Nadie me obligó, todo lo hice yo solito sin el aliento de las gestoras en mi nuca. Señores de la industria discográfica, ¿no prefieren reacciones como esta?

Tal vez no se encuentre lejano el día en que podamos enterrar el hacha de guerra. El día en que la industria comprenda que las redes no son el enemigo, sino la mayor fábrica de melómanos que haya visto jamás la humanidad. Quienes ya lo saben, llevan ventaja. Los demás: únanse a nosotros o despejen el camino.

¿Podrá soportar España 4.000.000 de bajas de clientes de la banda ancha?

Me uno a las reivindicaciones de más de 6.500 blogs, y ayer publiqué en La Voz de Asturias un artículo de opinión sobre el absurdo acuerdo para castrar las redes de pares, que está negociando Redtel con las gestoras de derechos. Maniobras orqustales en la oscuridad, como siempre.

Es como una rocambolesca historia náutica en la que el propio barco se amotina y quiere arrojar a su tripulación a las profundidades. Los proveedores de tecnología tienen el deber de ser neutrales. Cuando el constructor de puentes quiere ser juez y parte, llega el momento de cambiar la contrata. 

Más en El casero maleducado.

Programas gratuitos: ejemplos y alternativas

Tras mencionar las prácticas a evitar y los lugares más adecuados para localizar programas gratis, he aquí un pequeño listado con las alternativas y aplicaciones que más se buscan de forma inapropiada.

Aplicaciones P2P

Protocolo Ed2k

  • eMule: su página oficial es http://www.emule-project.net. Ninguna otra. Infinidad de problemas y daño han causado las páginas que afirman tener versiones mejoradas de esta aplicación, para luego descubrir que pagamos por nada en el mejor de los casos: y en el peor, porque nos instalen media tonelada de virus.

Bittorrent

Otros

Antiespías

Ofimática

  • Openoffice.org es la suite ofimática que puede reemplazar a Microsoft Office en muchos aspectos. Es capaz de reconocer y guardar archivos en formatos como open document (ODF) y Office Open XML (.docx). Descargable en http://es.openoffice.org.
  • Google Docs y hojas de cálculo tiene la ventaja de no necesitar instalación, ya que se ejecuta vía web y únicamente se necesita un navegador y una conexión a internet. Lo mismo puede decirse de Zoho, con características similares.
  • Abiword puede ser nuestro candidato si lo único que necesitamos es un procesador de textos sencillo, pero potente. Disponible en http://www.abisource.com.

Editores de imágenes

  • Gimp: una buena alternativa a Photoshop, aunque cuesta un poco habituarse a su manejo. Es el campeón del software libre en su género. Hay versión para Windows en http://gimp-win.sourceforge.net/stable.html
  • Paint.NET: Gran elección para el retoque fotográfico en Windows. Convierte tareas simples como aplicar algunos efectos o redimensionar imágenes en un chasquido de dedos. Ojo, que la dirección buena es http://www.getpaint.net.

Y aquí podemos dar por finalizada nuestra pequeña guía para encontrar programas gratuitos en la red. Recuerden, el mejor dispositivo de seguridad jamás fabricado es el sentido común.