No me toques la #redneutral

Este tipo de manifiestos siempre generan debate. Hay quien dice que sirven para poco o nada. En mi opinión, no se debe renunciar al pataleo aunque la marea no esté de nuestro lado.

Los ciudadanos y las empresas usuarias de Internet adheridas a este texto MANIFESTAMOS:

  1. Que Internet es una Red Neutral por diseño, desde su creación hasta su actual implementación, en la que la información fluye de manera libre, sin discriminación alguna en función de origen, destino, protocolo o contenido.
  2. Que las empresas, emprendedores y usuarios de Internet han podido crear servicios y productos en esa Red Neutral sin necesidad de autorizaciones ni acuerdos previos, dando lugar a una barrera de entrada prácticamente inexistente que ha permitido la explosión creativa, de innovación y de servicios que define el estado de la red actual.
  3. Que todos los usuarios, emprendedores y empresas de Internet han podido definir y ofrecer sus servicios en condiciones de igualdad llevando el concepto de la libre competencia hasta extremos nunca antes conocidos.
  4. Que Internet es el vehículo de libre expresión, libre información y desarrollo social más importante con el que cuentan ciudadanos y empresas. Su naturaleza no debe ser puesta en riesgo bajo ningún concepto.
  5. Que para posibilitar esa Red Neutral las operadoras deben transportar paquetes de datos de manera neutral sin erigirse en “aduaneros” del tráfico y sin favorecer o perjudicar a unos contenidos por encima de otros.
  6. Que la gestión del tráfico en situaciones puntuales y excepcionales de saturación de las redes debe acometerse de forma transparente, de acuerdo a criterios homogéneos de interés público y no discriminatorios ni comerciales.
  7. Que dicha restricción excepcional del tráfico por parte de las operadoras no puede convertirse en una alternativa sostenida a la inversión en redes.
  8. Que dicha Red Neutral se ve amenazada por operadoras interesadas en llegar a acuerdos comerciales por los que se privilegie o degrade el contenido según su relación comercial con la operadora.
  9. Que algunos operadores del mercado quieren “redefinir” la Red Neutral para manejarla de acuerdo con sus intereses, y esa pretensión debe ser evitada; la definición de las reglas fundamentales del funcionamiento de Internet debe basarse en el interés de quienes la usan, no de quienes la proveen.
  10. Que la respuesta ante esta amenaza para la red no puede ser la inacción: no hacer nada equivale a permitir que intereses privados puedan de facto llevar a cabo prácticas que afectan a las libertades fundamentales de los ciudadanos y la capacidad de las empresas para competir en igualdad de condiciones.
  11. Que es preciso y urgente instar al Gobierno a proteger de manera clara e inequívoca la Red Neutral, con el fin de proteger el valor de Internet de cara al desarrollo de una economía más productiva, moderna, eficiente y libre de injerencias e intromisiones indebidas.

Para ello es preciso que cualquier moción que se apruebe vincule de manera indisoluble la definición de Red Neutral en el contenido de la futura ley que se promueve, y no condicione su aplicación a cuestiones que poco tienen que ver con ésta.

La Red Neutral es un concepto claro y definido en el ámbito académico, donde no suscita debate: los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se tratará como una comunicación privada y exclusivamente bajo mandato judicial podrá ser espiado, trazado, archivado o analizado en su contenido, como correspondencia privada que es en realidad.

Europa, y España en particular, se encuentran en medio de una crisis económica tan importante que obligará al cambio radical de su modelo productivo, y a un mejor aprovechamiento de la creatividad de sus ciudadanos. La Red Neutral es crucial a la hora de preservar un ecosistema que favorezca la competencia e innovación para la creación de los innumerables productos y servicios que quedan por inventar y descubrir. La capacidad de trabajar en red, de manera colaborativa, y en mercados conectados, afectará a todos los sectores y todas las empresas de nuestro país, lo que convierte a Internet en un factor clave actual y futuro en nuestro desarrollo económico y social, determinando en gran medida el nivel de competitividad del país. De ahí nuestra profunda preocupación por la preservación de la Red Neutral. Por eso instamos con urgencia al Gobierno español a ser proactivo en el contexto europeo y a legislar de manera clara e inequívoca en ese sentido.

Telefónica dice que vivíamos mejor en el pleistoceno

Internet es una serie de tubosEl título es de mentira… Pero no demasiado. Lo que la compañía se está dedicado a pregonar en boca de su presidente y consejero delegado es el fin de la banda ancha para todos. No contentos con proporcionarnos una de las conexiones a internet más caras y deficitarias de Europa, ahora resulta que los power users –esos diablillos con malvados cuernecillos que no paran de actualizar blogs, redes sociales y descargarse cosas– están haciendo pagar más al resto de consumidores. Dice Julio Linares:

“En España, un 5% de los usuarios de banda ancha móvil produce el 75% del tráfico. En Alemania, un 5% de los usuarios de banda ancha móvil produce el 90% del tráfico. El usuario medio está subsidiando el usuario intensivo”, ha comentado Linares. La situación “no es sostenible a futuro porque el enorme crecimiento del tráfico va a seguir, cada día va a haber más uso de banda ancha, dispositivos má potentes, más capaces, con más funcionalidad y cada día va a haber más aplicaciones en el mercado que van a contener más vídeo”, ha dicho Linares.

Bonita forma de márketing: culpar a tus mejores clientes –que siempre se apuntan a las mayores velocidades, que soportan contratos de permanencia, que permiten los atracos en forma de tarifas de internet para móviles– para llenar un poco más los bolsillos de la compañía. Pero tranquilos, que la compañía siempre tiene un plan:

La solución en su opinión es que se acabe con la filosofía de que Internet es un servicio que debe tener el mismo coste para todos. Quien quiera hacer un mayor uso, que lo pague, y quien pague más, que pueda tener acceso a servicios de mayor calidad.

El caso de los ISP como Telefónica es, sin duda, excepcional en el mundo de la empresa privada. Da la impresión de que los directivos tienen carta blanca para ofender a su clientela en la medida de lo posible, siempre y cuando consigan más trozo de pastel.

A riesgo de quedar como el que metió la pata con las predicciones, todas estas advertencias de las operadoras me parecen lamentos de vieja que no irán a ninguna parte. En la sociedad de libre mercado, obras son amores y no buenas razones. Telefónica: menos conversación y más acción. Es muy fácil lanzar órdagos, pero tienen ustedes mano perdedora. ¡Cárguense la neutralidad de la red, adelante! Apliquen de nuevo una tarifa de datos a las conexiones físicas, sobrecarguen a los que más se conectan con el coste.

Hagan su jugada. En un mundo donde casi todos ofertan todo, seguro que los internautas –tontos de nosotros– permanecemos quietos y no migramos nuestra conexión a otra compañía. Tomen medidas, y comprueben lo que pasa.

Mientras tanto, en el mundo real… (vía un tweet de @adelgado).

Miguel Sebastián en “Alierta Máxima”

Internet es una serie de tubosNo teníamos suficiente con las declaraciones del presidente de Telefónica, y ahora Miguel Sebastián califica como “una opción posible” que las operadoras e ISP puedan cobrar a buscadores o servicios online masivos por el “privilegio” de utilizar sus redes. En Menéame ya le están proporcionando al Ministro sus primeras impresiones.

El colmo del absurdo. Por si llevar a una empresa hacia el éxito en la red no resultase lo suficientemente arriesgado, ahora resulta que el Ministro de Industria abre la puerta para que las operadoras violen la neutralidad de la red y reclamen una suerte de impuesto revolucionario —otro más— para que los curritos tengamos el lujo de buscar en Google. Se ve que no basta con tener un ADSL atrasado y caro; ahora nos toca pagar con nuestra libertad.

Que yo sepa, los proveedores de servicios de internet tienen la misión de hacer honor a su nombre, y proporcionarnos acceso a la autopista de la información. Ése es su cometido, y se les paga bien por ello. Si aun así no pueden llevarlo a cabo, que se retiren del mercado y dejen espacio a quien sí pueda.

Si les sirve de consuelo, recuerden que no somos los primeros en decir tonterías sobre la neutralidad de la red:

They want to deliver vast amounts of information over the Internet. And again, the Internet is not something that you just dump something on. It’s not a big truck. It’s a series of tubes. And if you don’t understand, those tubes can be filled and if they are filled, when you put your message in, it gets in line and it’s going to be delayed by anyone that puts into that tube enormous amounts of material, enormous amounts of material.

Senador Ted Stevens, Señor de los Tubos.

Tiempo de cambios

El pasado viernes publiqué un artículo de opinión en La Voz de Asturias sobre el triunfo de Barack Obama en las elecciones norteamericanas, y la influencia que podría tener sobre la neutralidad de la red.

Neutralidad. La victoria del candidato demócrata en las elecciones norteamericanas puede enterrar de forma definitiva el interés de los proveedores de servicios por crear una red de primera, segunda y tercera clase. Todo un atentado contra la libertad de información. Gracias a Obama, Estados Unidos podría desaparecer como principal impulsor de tan nefasta “moda”. Si a esto le añadimos el interés manifestado por proteger la privacidad de los ciudadanos, el cambio anunciado en el programa electoral del candidato demócrata podría tener un significado especial en la red de redes.

Más en Luchar por el cambio