Edda menor (Snorri Sturluson, circa 1120)

STURLUSON, Snorri. Edda menor. Traducido y editado por Luis Lerate. Madrid: Alianza Editorial, 2000. 196p. ISBN 84-206-4420-X

El compendio por excelencia de la salvaje mitología nórdica

De la Wikipedia: Gylfi, gobernante de las tierras de la actual Suecia, era un hombre sabio y experto. Se extrañaba de que los Ases fueran tan sabios como para que todas las cosas se dieran de acuerdo a su voluntad. Gylfi pensó en probar a los Ases y viajar al Asgard (hogar de los Ases, nombre las divinidades nórdicas). Pero estos, dado que eran videntes, supieron del viaje y de la visita de Gylfi y le provocaron una visión en forma de espejismo. Cuando entró a la fortaleza, vio un palacio tan alto que apenas se podía vislumbrar el techo. Gangleri (“el cansado de marchar”) salió a su encuentro y le dijo que había llegado hasta allí “por caminos misteriosos”. Fue, en adelante, su guía, y quien formulaba en su nombre las preguntas.

Snorri Sturluson puede adjudicarse uno de los mayores méritos qu se pueden otorgar en el mundo de la cultura: preservar gran cantidad de información relativa a las costumbres y creencias de los pueblos nórdicos. Sin embargo, esa no es la clave que utilizaremos para recomendar la lectura de la Edda menor. La razón prinpal por la que no te debes perder los mitos nórdicos o vikingos es que son condenadamente divertidos.

La Edda de Snorri o Edda prosaica, nombes alternativos de esta obra, se compone de una serie de consejos para futuros poetas. Una especie de tratado sobre poesía escáldica, que oculta la simpleza tras los acertijos. Para ello, el poeta finlandés recopiló buena parte de las leyendas y creencias tradicinales de los pueblos del norte de Europa, convirtiendo la obra en un apasionante relato sobre creación, destrucción y poder divino en tiempos antiguos.

Los dioses nórdicos guardan cierta smilitud con los griegos. Poseedores de pasiones humanas, e incluso necesitados de un fruto especial para mantener su inmortalidad, viven en Asgard; fortaleza situada en una de las ramas de Yggdrasil, el gran arbol que abarca el mundo entero. Los seres humanos habitan el reino medio, conocido como Midgard.

Sturluson recopila una serie de leyendas y aventuras protagonizados por estos dioses o Ases, en su eterno conflicto con los gigantes del hielo y las insidias internas, generalmente protagonizadas por Loki (también llamado Loke o Loge), deidad del fuego que encarna la discordia y, en ciertos casos, el mal.

Como era de esperar, hay cierta dosis de violencia en todos los relatos. Los Ases no son precisamente angelitos y se meten en toda clase de líos, a cada cual más rocambolesco.

Debido a su concepción original como guía para los poetas, algunas partes de la Edda menor pueden indigestarse un poco, especialmente cuando explica toda la simbología de los escaldas (un dios puede tener más de 20 denominaciones distintas; ¿les suena?), sin embargo, la parte de cuento y leyenda es asolutamente excepcional.

Así que si quieren embarcarse con Odín, Thor, Heimdal, Freya, Iðunn, las nornas y toda la pandilla en un sinfín de batallas emocionantes, no lo duden, y adquieran esta recopilación.