Internet: una declaración de libertad

Logotipo de la Declaración de la Libertad de InternetA fin de unir fuerzas en la lucha y de forma similar a la elaboración del #manifiesto español, se ha publicado una Declaración por la Libertad de Internet (o de la Libertad de Internet), consensuada por un grupo de creadores de sitios web y defensores de los derechos digitales.

El texto de la misma se encuentra alojado bajo el paraguas de Free Press, una asociación estadounidense que tiene por objetivo “promover el interés público y fortalecer la democracia” defendiendo, además, la neutralidad de la red.

Esta Declaración tiene, como pilares, cinco principios básicos:

  • Expresión: No censurar Internet
  • Acceso: Promover el acceso universal a redes rápidas y económicas.
  • Apertura: Preservar Internet como red abierta donde cualquiera pueda conectarse, comunicarse, escribir, leer, observar, hablar, escuchar, aprender, crear e innovar.
  • Innovación: Proteger la libertad de innovar y crear sin permiso. No frenar las nuevas tecnologías y no castigar a los innovadores por las acciones de sus usuarios.
  • Privacidad: Proteger la privacidad y defender el derecho de todos a decidir el uso que se hará de sus datos y dispositivos.

Tal y como se indica en el preámbulo, esta Declaración invita a todos los internautas a debatir sobre el contenido de la misma. Sitios como Reddit, Github o TechDirt han habilitado secciones especiales para ello.

En The Verge han escrito un excelente artículo explicando cómo llegó a materializarse un texto que, desde luego, no es de mínimos; el apartado dedicado a la innovación va a levantar unos cuantos dolores de cabeza entre la industria porque su primera frase es un directo a la mandíbula corporativa.

Tras lo cerca que estuvieron de castrar la red con SOPA, CISPA, ACTA y todos sus compañeros, esta declaración me parece una contramedida más que adecuada. Quizá peque de imprecisa, pero los debates que valen la pena germinan sobre la semilla de ideas puras, sin largas parrafadas o trampas burocráticas que entorpezcan el fluir del pensamiento.

Entre los firmantes del texto destacan asociaciones como Reporteros sin Fronteras, Amnistía Internacional y la Fundación Mozilla, además de figuras imprescindibles como Cory Doctorow, Neil Gaiman o Danah Boyd.