Google Wave: el futuro es mañana

wavelogoTras tanto asombro, alabanzas y hype en el mundo de la tecnología, conseguí tragarme la hora y 20 minutos que dura el vídeo de presentación de Google Wave, una poderosísima herramienta colaborativa en tiempo real que podría marcar un antes y un después en la forma que los internautas concebimos la comunicación.

Decir que me ha impresionado es quedarse corto. Imaginen un gran trabajo de programación que ha creado un cliente, una aplicación web y un protocolo consagrado al 100% para aglutinar cualquier tipo de actividad colaborativa que pudiésemos realizar en línea. Sería, en definitiva, la nueva comunicación en red.

¿Era realmente necesario invertir hora y media en explicar el producto? Lo era. Echen una ojeada al vídeo que les incluyo en esta entrada. Es necesario. De ser posible, utilicen la pantalla completa.

Por otro lado, atentos al momento final, en el que los desarrolladores invitados rompen a aplaudir y vitorear a los autores del producto. No creo que sea posible una satisfacción mayor como profesional de la informática que ser autor y protagonista de algo así.

Bing no puede ser Google

bing En realidad, nadie o nada puede. Es la reflexión que mantengo desde hace tiempo, plasmada por Seth Godin en un artículo reciente sobre Bing, el nuevo buscador de Microsoft. Apunta el analista que una campaña destinada a convencer al usuario de que un producto es “el nuevo Google” supone una pérdida de dinero y recursos.

Microsoft, home of the Zune, has just announced that they’re going to launch Bing, a rebranding and reformatting of their search engine. So far, they’ve earmarked $100 million just for the marketing.

Bing, of course, stands for But It’s Not Google. The problem, as far as I can tell, is that it is trying to be the next Google. And the challenge for Microsoft is that there already is a next Google. It’s called Google.

Considero que tiene razón. El nuevo bombazo tecnológico en la red no será propiciado por ningún sistema que se anuncie directamente o entre líneas como el Google Killer. Tomando como ejemplo a Twitter, la batalla por la búsqueda de la información en tiempo real no la ha ganado la compañía de Mountain View, sino una aplicación que nació con la premisa más simple de todas: averiguar qué estás haciendo ahora mismo.

Por otra parte, los de Redmond no sabían con quién se estaban viendo las caras. Prueba de ello es el gigantesco misil de interceptación que supuso Google Wave, expuesto a los desarrolladores y al mundo poco después del lanzamiento de Bing. Sólo les faltó decir “toma esa”. En palabras de Michael Arrington:

You know that scene in the Lord Of The Rings movie where the huge eye of Sauron on top of that mountain swings its view from the alliance troops massed at the Black Gate of Mordor over to the real action, Frodo with the Ring at the Cracks of Doom?

That’s basically what happened today. The eyes of the world, and the press, swung from San Diego to San Francisco as they realized what was happening. And what was happening was this: Google stole Microsoft’s thunder with one of the most ambitious and exciting products the tech world has seen in a long while.

Teniendo en cuenta que ya han existido precedentes con la salida de Wolfram|Alpha, estos “reventones” que últimamente realiza Google con los productos ajenos podrían ser una nuestra de temor por parte de la gran compañía. Muchos pretenden destronar al rey ¿alguien lo conseguirá?