Civismo en la red

Ayer publiqué un artículo de opinión en La Voz de Asturias, reflexionando sobre la educación cívica en las nuevas tecnologías. Casos como los vídeos de ciber-acoso en Youtube y otras bromas pesadas utilizando las redes sociales deben ser estudiados como ejemplo para padres y educadores. Lamentablemente, se le presta más atención a los caprichos sin fundamento de la industria discográfica y cinematográfica que a las buenas maneras en el ciberespacio. Y es que antes de educar, hay que saber.

La red no es buena o mala. Bien o mal es empuñar el cuchillo para un pastel o una persona; utilizar el anonimato para escapar del yugo opresor en China o delinquir. Internet es el gran catalizador de la moral. Sucede algo similar con Educación para la Ciudadanía; en vez de discutir sobre el sexo de los ángeles, bien se podría reflexionar sobre los vídeos de ciber-acoso. Una travesura que no superaría las barreras del patio de recreo puede convertirse en una escandalosa humillación pública.

Más en El Hades y el Tártaro