Descontrol españolito

Aeropuertos, caos, furia, sueño, abandono.

Gobiernos que aprueban recortes a un colectivo clave para la aviación justo antes de un puente, ministros que hablan como Los Soprano, vicepresidentes que ofrecen declaraciones sin preguntas a las doce de la noche, controladores aéreos que no dicen ni pío, y todavía hacen gestos de broma al paso de los usuarios. Portavocías voceras del socialismo, argumentando que si no se está con ellos se está contra ellos, como Darth Vader; tertulianos de noticias que parecen de Sálvame, jueces enfurecidos; viajeros que insultan, amenazan y llaman “zorra” a una controladora que pasa por allí.

Militares que se hacen con el control de los aeropuertos; informativos que parecen un programa de María Teresa Campos; líderes de la oposición que se quedan tirados en la pista, aunque no sepan para lo que sirve un bonobús; medios que se convierten en el altavoz del Gobierno y señoras que comentan lo macho que es el Rey de España por firmar el estado de alerta desde el extranjero.

Presentadores de informativos que escogieron un mal día para dejar de fumar. Twitteros que escogieron un buen día para escribir “hola mamá” junto al hashtag; humoristas gráficos que harán su agosto en diciembre; blogueros que, como siempre, hacen y dicen lo que les da la real gana.

Y así, todo. También en Sith.

Felicidades por Lost. Atentamente: George Lucas

A través de una nota en Facebook de Ildric, llego a una fabulosa carta escrita por George Lucas a los productores de Perdidos, Damon Lindelof y Carlton Cuse. Como ya sabrán, la serie finaliza esta semana, aunque no nos lo podamos creer y estemos muertos de pena.

Congratulations on pulling off an amazing show. Don’t tell anyone … but when ‘Star Wars’ first came out, I didn’t know where it was going either. The trick is to pretend you’ve planned the whole thing out in advance. Throw in some father issues and references to other stories — let’s call them homages — and you’ve got a series.

In six seasons, you’ve managed to span both time and space, and I don’t think I’m alone in saying that I never saw what was around the corner. Now that it’s all coming to an end, it’s impressive to see how much was planned out in advance and how neatly you’ve wrapped up everything. You’ve created something really special. I’m sad that the series is ending, but I look forward to seeing what you two are going to do next.

No se que nivel de frikismo tienen los productores de Lost. Adivino que muchco, atendiendo a todas las referencias al cine de culto que aparecen en la serie. Pero recibir una carta de felicitación del creador de la Guerra de las Galaxias… En fin, que yo la enmarcaría.

La fuerza estará ya con Lost, siempre.

Chocky se reedita en castellano

No me gusta hablar de un libro antes de leerlo, pero bien puedo hacer una honrosa excepción a la regla en el caso de Chocky, novela de John Wyndham que acaba de ser reeditada por Minotauro para su colección de clásicos.

He aquí la sinopsis: Al principio, todos creyeron que Matthew tenía un amigo invisible y que un día, simplemente, desaparecería. Y, como muchos padres, los de Matthew esperaron pacientemente a que esta fase acabara, pero empezó a ir a peor. Las conversaciones de Matthew consigo mismo eran cada día más intensas y entonces Matthew empezó a hacer cosas que jamás había hecho, como utilizar el código binario matemático para contar. Así, Matthew se vio obligado a hablarles de Chocky: la persona que habitaba en su cabeza.

Y la emoción me embarga, porque en los años 80 esta novela se llevó a la pequeña pantalla, en forma de serie de televisión con el mismo nombre, emitida en Televisión Española por aquella década.

La historia del niño que se comunicaba con un alienígena, y el extraño prisma que aparecía en la serie de televisión, fueron contenidos que marcaron mi infancia. Los capítulos de esta producción británica todavía pueden encontrarse en Youtube. Tres segundos pasaron desde que leí la noticia y acudí a la librería más cercana.

¡Gracias, Minotauro!

Series sobre espionaje que no te deberías perder

Suelo comentar muchas películas o libros, pero caigo en la cuenta de que los contenidos andan algo más escasos en cuanto a series de televisión. Para solucionarlo, he aquí una pequeña lisa con cinco series sobre el mundo del espionaje; imprescindibles para tu televisor, ordenador o mediacenter.

1. Doble Identidad (Spooks)

mi5_logoVida y obra de los agentes del MI5, el famoso servicio secreto británico (que tiene página oficial). Con el sello de calidad que siempre ofrece la BBC, esta serie nos adentrará en el mundo del espionaje a la vieja escuela. Desde los clásicos terroristas, pasando por conspiraciones internas o sutiles maniobras de contraespionaje, no le falta de nada. Incluye con gran efectividad la flema británica en el género. También nos muestra al ser humano detrás del agente secreto, con sus dudas pero también con su fría capacidad de ejecución.

2. Último Aviso (Burn Notice)

ultimo-avisoMichael Wensten ha sido quemado, que es como se define a un espía apartado del servicio. Como él mismo dice en la introducción, cuando te queman no tienes a donde ir. Todas tus cuentas han sido congeladas y solamente puedes contar con los amigos… Si es que tienes.

Una de los aspectos destacables de esta serie de televisión son los momentos bricolaje, donde el protagonista es capaz de montar un sistema de vigilancia con un movil y dos trozos de chicle. Los fans incondicionales de series como MacGyver hallarán gran valor sentimental en estas escenas.

3. 24

24Pero si a tí lo que te gusta son los agentes que se abren camino a garrotás, Jack Bauer es tu elección. Porque Bauer es algo así como Chuck Norris sin toda la amabilidad y las buenas maneras. Lo que hace a 24 única en su género es el hecho de ser en tiempo real. Cada temporada consta de 24 capítulos, uno por cada hora de un maravilloso día en la vida de la UAT, el organismo que se encarga de la lucha antiterrorista en Estados Unidos.

4. The Company

the-companyProducida por Ridley Scott, presenta tres noches en la vida de varios agentes de la CIA y el KGB. La guerra fría en estado puro. Juegos de mentiras, traiciones y mentiras disfrazadas de traiciones.

Con una factura técnica impecable, no tiene nada que envidiar a las mejores películas del género. Como única crítica, decir que a veces la acción puede ser demasiado lenta. Obviamente, si lo que buscas es persecución desenfrenada, no es un producto que te pueda interesar.

Si han visto El buen pastor y les ha gustado, es más que recomendable. 

5. Alias

aliaslogoUna serie creada por JJ Abrahams (todos en pie). Sydney Bristow creía ser una agente secreta de la CIA. Pronto descubrirá que la organización para la que ella trabaja, el SD-6, sirve a enemigos del país. Buenas dosis de acción con un toque de misterio protagonizado por los escritos e inventos de un renacentista llamado Rambaldi.

6. Chuck

chuckChuck Bartowski era un tranquilo empleado en el Compramás (Buy More). Tenía una vida sin sobresaltos ni peligros, acompañado por su hermana y su mejor amigo Morgan. Hasta que Bryce Larkin, un antiguo amigo de la universidad, le envía un mensaje subliminal que introduce en su cabeza toda clase de secretos de estado.

El hecho de que nuestro protagonista sea un geek hasta la médula envuelto en todo tipo de situaciones peligrosas, convierte a esta serie en una de las más divertidas del género. Las escenas de acción son impresionantes y los momentos cómicos protagonizados por los amigos de Chuck rozan lo genial.

Espectadores de hoy, creadores del mañana

Seguir las televisiones públicas puede llegar a ser una experiencia frustrante. Los casos de maltrato a series de prestigio sangran de tal forma que a veces uno querría echarse a llorar. En lugar de eso, aquí tienen una perla de sabiduría.

Cuatro y La Sexta son, quizás, las televisiones que más esfuerzos hacen para ponerse a la altura del nuevo televidente activo (lo hacen a trompicones y muchas veces mal, pero se nota el intento). En tanto que Telecinco, TVE y Antena 3 parecen vivir todavía en las etapas previas a Internet. No informan jamás qué episodio están emitiendo, ni a qué temporada pertenece. Son incapaces de alimentar al espectador ilustrado con promociones que apelen a estos detalles.

Pero eso sí: cuando ese espectador escoge otras maneras de encontrarse con la calidad y con la información, no tardan un segundo en llamarlo pirata y enviarle un abogado a casa.

Para mejorar sus productos son tortugas; para fingirse víctimas, corren al Juzgado como liebres.

Verdades como puños cortesía de Hernán Casciari en su blog Espoiler.