¿Quieres perjudicar a tu diario? ¡Bloquea las redes sociales!

doodle

No se le pueden poner puertas al campo en la empresa. Mucho menos si esa empresa depende tanto del flujo de información como el periodismo. A través de 233grados.com me llega la notica de Johnston Press, editora de tres diarios ingleses, que prohibe el uso de Facebook a sus empleados. Cito:

La razón es que, según un informe de la empresa, más de la mitad del tráfico saliente de la compañía pertenece a la red social. Al contrario que otros medios que la utilizan como una herramienta de trabajo para los periodistas, JP considera que “sólo tendrán acceso a Facebook aquellos periodistas que obtengan el visto bueno de su departamento y que, a su vez, deberán contactar con el servicio de asistencia de la empresa”.

La prohibición nos da una ligera idea del conocimiento que tienen del periodimo moderno quienes establecieron esta normativa. Como otras redes de importancia similar, la cantidad de usuarios registrados convierte a Facebook en una herramienta de primer nivel para la investigación periodística.

He utilizado infinidad de veces el chat vía web de Facebook para pedir alguna información a la redacción cuando me encontraba fuera. Nuestro diario tiene su propia página en la red social, así como en Twitter.

Imagino que a los social media managers afectados les resultará francamente dificil desarrollar su actividad dentro de esa editora. En paidContent:UK me quitan las palabras del teclado:

JP’s own Yorkshire Evening Post page, for example, sends out messages via Facebook and has recently been suggesting that FB followers become friends with a new series of  local sites, which now have their own FB pages. Will whoever is responsible for this have to get departmental consent every time they update those pages?

No pasa nada. Prohibamos o limitemos el acceso a Facebook y otras redes sociales. De paso, será mejor que confisquemos también todo los blocs de notas. Total, se utilizan para hacer dibujitos…

Spaces y la mirada sucia

Hoy está convocada una huelga de uso en Windows Live Spaces. Gran número de cuentas han sido clausuradas por mostrar desnudos parciales o artísticos. Desde aquí, todo mi apoyo a Marcelino Madrigal y compañía, que defienden la libertad de expresión en una sociedad cada vez menos tolerante con temas inocuos y cada vez más indiferente a terribles barbaridades.

Nos referimos a Spaces, el sistema de blogs de Microsoft dentro de la gama de servicios Windows Live. Flanquea las puertas de este servicio una vergonzante pacatería. Gran castigo recibirán quienes muestren “desnudez de algún tipo, lo que incluye desnudez humana completa o parcial o desnudez de formas no humanas, como dibujos animados, arte fantástico o manga”. Si usted cuelga cacha o tetilla, aunque sean imaginadas, sale del club en un abrir y cerrar de ojos.

Más en Atrapen ese muslo.

China refuerza el candado, también el resto del mundo

China da otro paso más hacia la perversión aislacionista que impera en Corea del Norte. Una lista de periodistas críticos con el régimen es una muesca más en el revolver con el que dispara el dragón a la libertad de expresión.

“Conductas profesionales malsanas” es el término utilizado, equiparable a muchas otras dictaduras que buscan la suciedad en corazón ajeno para no ver la del propio.

Podría parecer vergonzoso a ojos de la comunidad internacional y países democráticos, pero no se crean que en Europa vamos mucho más avanzados en cuestión de libertades y redes. Baste mencionar las iniciativas de control que se ponen en marcha desde la Unión Europea, las contínuas reclamaciones de sociedades de gestión sobre una internet donde la privacidad no exista, o la censura que muchas empresas establecen a los medios de comunicación.

La libertad de expresión disminuye a nivel global. A pesar de que los medios para decir lo que se piensa aumentan día a día, disminuye la posibilidad de hacerlo.

Vía 233grados.com.

Turquía censura media red (y lo que le queda)

Leo en Google Dirson que Turquía ha bloqueado el acceso a los blogs alojados en Blogger, porque unos pcos contenían instrucciones para acceder a retransmisiones en directo de los partidos en la Liga turca de fútbol.

Ya que están, podrían censurar todo internet. Este tipo de actitudes demuestran el peligro que la red corre cuando la justicia está representada por gente que no sabe, no entiende o no quiere entender de nuevas tecnologías.

Australia sin libertades

Ayer publiqué un artículo en La Voz de Asturias comentando la decisión tomada por el Gobierno australiano para establecer dos tipos de filtrado al total de sus conexiones, para evitar el visionado de contenidos ilegales o adultos. El caracter preventivo de dicho filtrado pone en peligro la libertad de expresión e información en el país.

Todos nosotros tenemos una idea más o menos clara sobre la ilegalidad de aberraciones como la pornografía infantil, el terrorismo, etc. Pero, ¿qué ocurre con regiones más grises? Pensemos en ello: ¿es el hacking ilegal? ¿Es el P2P ilegal? Respondan en conciencia y adivinarán la dimensión de la probable castración informativa. Si a esto le sumamos el costo de mantener tan gigantesco filtrado, y los errores o falsos positivos, nos hacemos una idea del recorte en las libertades civiles de una medida como esta.

Más en Libertad y libertinaje.