La clave de marras y el HD-DVD

En AACS están que trinan. Desde que un montón de copias con la clave para desencriptar los HD-DVD empezaron a circular por Digg y otros sitios, han llovido los avisos y amenazas de demanda para que dicha clave deje de existir en Internet en el menor tiempo posible.

En principio, son unos 800.000 sitios los que están amenazados con demanda. Pero no se por que me da que el contador está subiendo a una velocidad de infarto.

Un suponer

Supongamos la reacción de los propietarios de un sistema de encriptación parecido. Se han gastado un montón de esfuerzo y tiempo en crear un sistema que restrinja el uso legítimo que un comprador pueda darle a una película original. Terminado el trabajo, contemplan estupefactos cómo alguien revienta la protección a través de ingeniería inversa. Por si fuera poco, la clave se publica en Digg y comienza a correr como la pólvora.

El siguiente paso depende del conocimiento o desconocimiento de la red:

Si la conoce

La hemos fastidiado. la clave ya circula en las páginas web y no podemos hacer demasiado para frenarla. Como ponerse estupendos no hará más que empeorar las cosas, empeñemos todo nuestro esfuerzo en invalidar dicha clave. Al mismo tiempo, esforcémonos en darle la menor importancia posible, de modo que los usuarios piensen que no nos han dejado en calzones (aunque estemos en calzones).

Posible resultado: la clave ha sido revelada, pero podrán minimizarse parte de los “daños”.

Si no la conoce

Al no entender (o no querer hacerlo) la dinámica de redes sociales, nuestro paso sería amenazar con maquinaria legal a toda aquella web que intente publicar dicha clave. A través de diversos operadores, rastrearíamos todas y cada una de las páginas web que hayan publicado la clave y enviaríamos de forma masiva correos de advertencia. A fin de ahorrar tiempo y teclas, escribiríamos a los grandes proveedores de hosting amenazando con demandarlos a ellos.

Posible resultado: la clave será virtualmente imposible de frenar u ocultar. El número de páginas que incluyan dicha cifra aumentará de forma exponencial. En la red, las fronteras solo aparecen en temas legales, y si intentara advertir a un proveedor fuera de mi jurisdicción, daría igual. Como para todo lo demás Internet no tiene fronteras, la clave seguirá accesible, extendiéndose más y más y más. El resultado será el fracaso total, la importancia de la clave revelada y una caida en picado de la imagen de la empresa que tardará en repararse.

Epílogo

Dreamhost ha comenzado a cerrar webs alojadas en su servicio por que habían incluido la clave en cuestión. Dentro de lo malo, no han clausurado definitivamente las páginas, sino que más bien las han “congelado” de manera temporal a fin de que el webmaster elimine el código en cuestión. Puedo llegar a entender sus razones, pero no deja de molestarme un poco. Esta bitácora esta alojada en Dreamhost, con lo que entenderéis mi molestia acerca del tema, ya que el que suscribe aboga por el ejercicio de la libertad de expresión. Desde aquí, un tirón de orejas a mi proveedor de hosting, aunque me imagino las presiones que tienen.

Full disclosure: tras pensarlo mucho, he decidido no poner dicha clave en mis entradas. No me gusta la autocensura, pero no está el horno para bollos.

Deja un comentario