Culebrones en la red: rel=”nofollow”

Como sabéis, rel=”nofollow” es una indicación que puede incluirse en un enlace, para que la página enlazada no gane puntos de posicionamiento por el mismo. El objetivo de añadir esta etiqueta, es frenar a los spammers del posicionamiento, que copan las bitácoras y páginas web participativas con comentarios incluyendo enlaces a sus sitios.

La mecánica de este tipo de spam es fácil de entender: es mucho más sencillo publicar cientos de comentarios en bitácoras indicando mis sitios web, que esperar a que me enlacen.

El problema

Dejar un comentario en una bitácora incluyendo nuestra web es algo parecido a entregar una tarjeta de visita, nosotros saludamos y dejamos nuestros datos por si nos quieren contactar. El problema viene cuando el objetivo de estos comentarios es ganar posicionamiento y solamente eso.

La ¿solución?

Si aplicamos la etiqueta nofollow de manera global, tenemos como consecuencia que ninguna página web que enlacemos subirá puntos. A priori, la solución puede parecer efectiva contra el spam: da igual que incluyas enlaces, no subirás puestos en Google. El problema es que el spam no piensa en páginas concretas, simplemente bombardea y algo ganará siempre.

La última entrega

Hace unos meses, se tomó la decisión en la Wikipedia de aplicar la etiqueta rel=”nofollow” a los enlaces que figurasen en sus artículos, pero ahora Techcrunch comenta que esa norma no está siendo aplicada a otras comunidades de wikis emparentadas con la Wikipedia.

Esto puede ser muy negativo, ya que hace un evidente distingo entre los medios cercanos a la Wikipedia y el resto de páginas. Creo que no vale mucho la pena poner el nofollow si luego se aplican distintas varas de medir según las páginas que pongan sus enlaces.

Medidas

personalmente, creo que la única manera efectiva de combatir el spam es una tolerancia cero hacia el mismo. De nada nos sirve castigar a nuestros visitantes por culpa de unos pocos. Recomiendo utilizar el nofollow para nuestra propia gestión, cuando no queremos que Google indexe una página cuyo contenido es redundante.

¿Malas noticias? (Interrogantes opcionales)

Por mucho que hablemos de la LISI y del Artículo 17 bis, no se si vamos a poder evitar la que se le viene encima al P2P. Es mas, pienso que esta puede ser la bomba de humo perfecta para ocultar lo que se aproxima.

Mientras nos estamos enfureciendo por unos gobernantes que nos ignoran, y unos borradores de leyes abusivas e injustas, algo viene hacia aquí y los defensores del copyright restrictivo estarán frotándose las manos.

¿Por qué? Porque el día 25, las peras podrían caer solas del peral.

Armonizar. Acuérdense de esta palabra, porque va a traer más de un dolor de cabeza. Ya hemos tragado con el canon por préstamo gracias a la UE. A ver lo que nos cuelan ahora.

Evita sanciones bibliotecarias

¡Con una cesta de la colada! Al menos, eso explican en Lifehacker y Parent hacks.

En realidad, puede valer cualquier otro recipiente similar. Simplemente has de acordarte de depositar los libros que has sacado mediante préstamo en un recipiente o cesta, después de haberlos leído. En la cesta, han de estar únicamente los materiales que pertenecen a bibliotecas.

De este modo, no los mezclarás con tus propios libros y los tendrás a mano para devolverlos una vez haya expirado el plazo. Muy simple pero muy útil, y tiene un gran potencial si tienes niños y van a la biblioteca.

¿Atropello en ciernes?

Cuando no has visto nada bueno en Internet que haya sido legislado por el gobierno, es normal que te pongas en lo peor cuando te enteras de que la protección de la propiedad intelectual en Internet tendrá ley propia.

O mucho me equivoco, o esa futura ley se referira sobre y por encima de todo a los derechos de autor tradicionales y al papel de las gestoras en el control de lo que se publica en Internet. De licencias libres hablarán lo justo, y eso solo si les damos la lata lo suficiente.

En el siglo XXI tenemos unos legisladores de segunda generación: ahora si no queremos algo nos lo intentarán colar aparte. Y de verdad que espero equivocarme con todas mis fuerzas y deciros dentro de un tiempo que vaya verguenza que pasé y que no era para tanto. Pero puedo sospechar lo que va a salir de ese borrador: una ley que beneficiará/castigará a los de siempre.

La LISI que colmó el vaso

Alucino en Technicolor con lo que he leído en Error500 sobre el último despropósito que nuestros gobernantes van a cometer. La noticia fuente es de Internautas.org, y antes de que se me revuelva el estómago, voy a citarles a ellos para no tener que soportar escribir un resumen:

La reforma de la LSSI obliga a los prestadores de servicios a retirar contenidos “presuntamente ilícitos” a solicitud de la SGAE y entidades análogas. El Consejo de Estado califica el anteproyecto como restrictivo de la libertad de uso de Internet. La Asociación de Internautas considera que el anteproyecto de Ley de medidas de Impulso a la Sociedad de la Información, LISI, es un grave ataque a Internet.

Si esto se aprueba es el principio del fin. Demasiado tiempo llevan las entidades de gestión deseando cerrar el puño sobre la red y el P2P. Ahora, gracias a nuestros simpáticos dirigentes a los que les da igual la gente que va a las urnas, tienen la excusa perfecta.

Si este disparate (acepción número 2) llega a nuestras leyes, asociaciones como la SGAE se convertirán en jueces de facto, dictando que páginas pueden existir en la red, y cuales no deben ser accesibles desde nuestro país. Hasta ahora, solo un juez puede ordenar la restricción del acceso a una página web. Con esta modificación, estaremos en manos de alguien que no representa al poder judicial, algo impensable en una democracia. Censurar antes de preguntar, silenciar antes de juzgar.

Lamento que el Codexcast haya bajado el ritmo de publicación estos meses, y ya se que siempre digo que no me gusta duplicar los contenidos, pero créanme cuando les digo que el próximo número versará sobre esto.

Como siempre, habrá voces que dirán que no es para tanto y que se exageran las cosas. Pero creo que esto es suficientemente importante para dejar bien claro lo que va a pasar si esto sigue adelante. Y lo que va a pasar es que cogeremos nuestros derechos constitucionales, nuestros votos, nuestra libertad de expresión y todo lo que podemos utilizar legalmente y al amparo del estado de derecho.

Cogeremos todo eso y la armaremos. Bien gorda.

Periodistas21: La SGAE quiere más policía

Error500: La dictadura del cultuletariado

Pixel y Dixel: La nueva Inquisición

Merodeando: La SGAE y el proyecto de reforma de la LSSI

Kriptópolis: El Final de la Mascarada