La RIAA quiere más dinero de las radios online

A mamá industria y a papá gestor no les cae bien Internet. Por eso, siempre que un servicio de música on-line parece estar triunfando, comienza el ruido de salvas para que se suban las tarifas.

Los últimos servicios en soportar esta cruz (vía Error500) son Last.fm y Pandora, que abanderan el sector de las recomendaciones musicales. Según avisan en el blog de Pandora, la RIAA exige mayores tarifas para los servicios de radio on-line. Es el típico movimiento estratégico que enseñan en todos los centros de finanzas y marketing: si un negocio te da beneficios, húndelo.

No importa que las cosas vayan bien, y que gracias a estos sistemas la gente conozca más discos y los compre. La industria quiere más. Siempre quiere más.

Es como una loca competición para ver quien comete el mayor desatino contra sus perspectivas en el nuevo modelo de negocio. El problema es que cercenar el éxito de la radio a la carta en Internet es un error, porque ahora mismo, la publicidad través de estos sistemas es la mejor carta de presentación para la música que sigue canales convencionales. La RIAA piensa que distribuye su música a través de estos sistemas casi como un favor, pero se equivoca de cabo a rabo, y cerrar la puerta a las radios on-line puede ser cerrarle la puerta a su propio futuro. Seguro que después la culpa la tiene el E-Mule, como siempre.

¿Quieres ser rico? Pues no te afanes por aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.

Epicuro de Samos

Deja un comentario