La regla de oro para un librero

Si tienes cerca a un lector hambriento, procura tener la puerta abierta.

Deja un comentario