La SGAE y el día de la marmota

Ya ha vuelto a llegar la sangre al río. Si es que los efectos retroactivos de Google son mortales. Ahora resulta que no solo es pecado satirizar, también lo es informar.

Brevemente: leo en Bandaancha que la SGAE le ha enviado un aviso a Merodeando por un post de hace tres años donde informaba sobre el Google Bombing que se estaba realizando contra dicha entidad. Julio Alonso mantiene el tipo y ha contratado al Bufet Almeida para que le ayude en esta situación. Ups, aquí va a haber tomate.

La verdad es que Julio se defiende solo, pero hay que realizar dos apreciaciones:

1. No he visto el término “ladrones” en hipervínculo a la innombrable. También es verdad que el post podría haber sido editado, ahi ya no entro, únicamente que a día de hoy no veo ese vínculo.

2. Informar de un Google Bombing no es promocionarlo, y no aprecio ni una sola incitación a dicho Google Bombing.

Creo que esto ya se está saliendo por los bordes. No veo factible que la forma de luchar contra esta situación sea demandar y enviar burofaxes a diestro y siniestro. Eso solo tiene dos consecuencias: más buzz negativo para los que los envían y más clientes para el Bufet Almeida (muy bien por lo último, creo que se lo merecen).

En la SGAE deberían pensar seriamente si el precio de un burofax les va a compensar todas las críticas que van a recibir por esta acción en los próximos días. Es una cuestión básica, toda acción contra la blogosfera tiene su reacción en un abroncamiento general. Casi casi como el principio de Arquímedes. Y esto es como atrapado en el tiempo: mientras no se cambie de actitud, las críticas se repetirán una y otra vez.

Más revuelo en Enrique Dans y los que vendrán…

Un pensamiento en “La SGAE y el día de la marmota

  1. Pingback: Salamanca Blog » Los innombrables atacan de nuevo

Deja un comentario